Generosidad que desata el poder de Dios.


DAR

2 Corintios 9:8 comparte: Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra.Una de las promesas del Señor es que tendremos gracia abundante y lo suficiente para toda buena obra. Para experimentar el poder del Señor en nuestra vida, debemos dar aquello que valoramos. La abundancia para todo tiempo y en todas las cosas depende de Dios, quien es dueño de cuanto existe y desea bendecirnos. Dar, sembrar y ofrendar son actos de amor, honra y obediencia que nuestro Padre valora, especialmente porque sabemos que los recursos que damos son para la buena obra. Abel es recordado en la Biblia por su ofrenda, ya que de esa forma demostró su adoración a Dios. Abraham, Josué, David, Salomón, Caleb, todos los héroes de la fe rindieron honor a Dios a través de su ofrenda, porque dar es la mejor forma de recibir, y sembrar es la única forma de cosechar.

DAR